Haciendo clic en cualquier imagen podrás acceder a un álbum con todas las fotografías contenidas en esa entrada a su tamaño real. Gracias por tu visita.


miércoles, 12 de mayo de 2010

Hoy no hay foto...

....Ni música, ni poemas... hoy lo que me sale es descargar la mala leche que me reconcome. El partido en el gobierno, ese que debería quitar de sus siglas lo de "socialista" y lo de "obrero", ya ha encontrado una fórmula cómoda para paliar el déficit público... Es bien fácil, por decreto-ley (nunca mejor dicho), al margen de toda negociación, se modifican los programas de ejecución de nóminas de los empleados públicos aplicando una buena rebaja, las pensiones se congelan y para qué van a complicarse la vida buscando otras alternativas.

Es significativo que esa resolución de un partido mal llamado socialista, sólo haya gustado a los empresarios... siguen pagando la crisis los más débiles y después "se estudiará subir los impuestos a las rentas más altas" ¿no debería ser al revés? ¿no se debería esperar eso de un partido socialista y obrero?. En este país los que más tienen siguen siendo intocables.

Si suponemos que todos debemos colaborar para salir de esta crisis (que se ha generado por el enriquecimiento de unos pocos), tambien debemos suponer que esa colaboración deberá ser proporcional a la capacidad económica de cada cual, a sus rentas y patrimonio, y no cargarla sobre los que pasaron toda su vida trabajando y cotizando para su jubilación.

Casi me da vegüenza confesarlo... soy funcionaria. Pertenezco a esa "casta" objeto de chistes y de chascarrillos, más o menos graciosos o malintencionados, que circulan por las barras de los bares o se reenvían por el correo electrónico.

Accedemos a la función pública en reñidísima y abierta oposición, tras mucho tiempo de estudio y esfuerzo, mantenemos una formación continuada y damos estabilidad, imparcialidad y continuidad a los servicios públicos al margen de cargos políticos que van y vienen. Los que estamos en la base de la pirámide, en contacto directo con los usuarios, intentamos facilitarles las cosas y creo que hemos logrado que la relación del usuario con la administración sea ahora más fácil y fluida.

Tenemos un trabajo y unas condiciones laborales asegurados, pero a cambio nuestros salarios no son ni mucho menos lo que muchos piensan. El sueldo de un puesto base (un amplísimo colectivo dentro de los servicios públicos) a veces no llega o supera poco los famosos 1.000 euros netos (dependiendo de las condiciones del puesto de trabajo, de la trayectoria profesional, antigüedad, etc). Llevamos "congelados" años y años y, cuando la economía crece y la bolsa sube y los bancos y los especuladores se forran, nadie se acuerda de nosotros.

Años perdiendo poder adquisitivo por las subidas del IPC anual y ahora llega lo peor, ahora nos "rebajan" el sueldo y con la perspectiva de subida de IVA la cosa está como para estar contentos.

Estoy harta de políticos ramplones, sin ideas (o con malas ideas, que es peor)... sin propuestas para, de verdad, coger el toro por los cuernos, para meter mano de una vez a los especuladores, a los que se benefician de la economía sumergida, a los que defraudan... sin ganas de terminar con un derroche del que ellos son los primeros beneficiarios... sin adoptar las medidas necesarias para controlar los tejemanejes financieros que desestabilizan la economía y generan periódicamente estas crisis de las que también saben sacar beneficio.

9 comentarios:

El tejon dijo...

Lo hago mio todo Isabel, hasta el cabreo. Yo soy el último eslabón de una cadena donde los beneficios no llegan nunca pero a la hora de los recortes estoy el primero,y lo de los sindicatos ¿que? ¿a quien piensan movilizar estando tan bien subvencionados?
Y despues de siete meses en el paro como he estado ¿Tengo derecho a quejarme o he de dar gracias todavía?
En fin Isabel,salud y un abrazo.

fermin dijo...

Si es que los trabajadores públicos somos la repera. Además de tener trabajo queremos cobrar por ello. Devaluado y Congelado y a trabajar hasta los 67 aunque sea con la gayata de apoyo. Madre mía que cruz.
Saludos, Isabel

Náufrago dijo...

Isabel, comparto punto por punto todo, absolutamente todo lo que has dicho. Creo que tienes más razón que un santo, lástima que tu visión no sea compartida por la mayoría de personas de este país. Que no nos vendan la dificultad de tomar esta medida cuando este gobierno, mirando siempre a la galería, sabe que cuenta con el apoyo popular.

Lo triste es que estas medidas no nos van a ayudar a salir de la crisis, más bien me temo que todo lo contrario. Se frenará el consumo y, con ello, se generará mucho más paro.

Antes de las últimas elecciones se hablaba de pleno empleo y de ¡ojo que viene la derecha y quitara las pensiones! Hay que tener poca vergüenza.

Los que nos han metido en este lío siguen declarando beneficios gigantescos que se escapan a nuestro entendimiento y encima son los que establecen las reglas de juego.

Los desmanes en tiempos de bonanza, y no será porque no se lo han advertido a este gobierno, ahora los vamos a pagar con creces.

Es muy fácil gastar y gastar sin control, subvencionar todo lo inimaginable, pero el dinero se acaba.

Esto, llevado a una economía familiar, es como si el padre deja todo su dinero en las tragaperras y la mujer en ropa o tratamientos de belleza, y luego le quieren recortar la paga a los hijos para salvar la situación.

Por cierto, ayer me topé con un programa de la Sexta titulado "Ricas" que estoy seguro que dará mucho que hablar sobre todo en estos tiempos.

Un día después de fastidiarnos lo que tanto tiempo nos había costado conseguir, estrenan un programa en donde la rica de turno tiene que convencer a su marido para que le permita comprarse un Miró y otros caprichos. Vomitivo.

Por último, y para no extenderme más, una pregunta: ¿qué puede hacer el ciudadano? Ese que alomejor se ha visto engañado, defraudado, desilusionado, traicionado... ¿esperar cuatro años?

Nautijorge dijo...

Efectivamente Isabel, la ineptitud política está tocando techo, y eso que estaba en cotas estratosféricas. Ya no hay vergüenza en decir un día una cosa y a los dos días la contraria (más que núnca), como Manquiña en Air Bag.
Te honra el admitir que perteneces a ese numeroso sector de trabajadores públicos tantas veces vilipendiado, aunque has de admitir que en algunas ocasiones con razón. Pero hay otro sector aún más numeroso formado por los autónomos y las Pymes que no sólo tenemos que buscarnos las castañas día a día, sin derecho a paro (a pesar de un tímido y muy parcial intento legislativo), sin vacaciones pagadas, sin días de moscoso o asuntos propios, ni pluses ni trienios pero con un control y presión fiscal asfixiante, a los que, en la mayoría de los casos, no sólo hace tiempo que han congelado sus honorarios laborales, sino que también han bajado y ojalá fuera sólo un 5%, pero que aún así crean empleo cuando les dejan.
Me sumo pues a tu pataleta aunque desde otro sector.
En cambio, dado que la máxima defraudadora es la clase política y no sólo en cuanto a espectativas, así como las altas esferas financieras; y dada también la real indefensión a la que nos han llevado, considero que defraudar es nuestro recurso, casi nuestra obligación dado que han centrado la suya en evitar que los demás defrauden. Y aún diciendo esto estoy seguro que a lo que yo llamo "defraudar" a ellos les daría la risa, porque sigo teniendo vergüenza cívica, algo que ellos desconocen por completo.
Gracias por este espacio para la pataleta que nos has brindado, Isabel.
Un abrazo.

Bernardo Busto dijo...

Buenos desahogos.
Salud

Náufrago dijo...

Yo también soy funcionario, compañero de Isabel por cierto, y no me avergüenzo de ello, ni antes ni ahora.

Ni ganamos lo que podríamos hacerlo en una empresa privada ni gozamos de algunos de sus beneficios (promoción, desarrollo de carrera, reconocimiento profesional, retribución por objetivos, etc.), en contraposición tenemos un empleo estable.

Como bien ha señalado Isabel hemos perdido muchísimo poder adquisitivo en los últimos años, después de un tiempo congelados, las subidas de los últimos años han sido ridículas (0´3 por ejemplo) y ahora, de un plumazo, nos lo quitan.

Tema autónomos. Tema complicado, lleno de matices. Jamás se podrá comparar ni igualar, legislativametne, el trabajo por cuenta propia y el trabajo por cuenta ajena (te lo dice un conocedor del derecho laboral). Se han introducido algunas mejoras, reivindicaciones históricas del colectivo como la posibilidad de baja por enfermedad. Sin embargo, la realidad es que la mayoría de los autónomos cotizan por el mínimo y luego se quejan de las pensiones que le quedan.

Pero lo realmente grave en este colectivo es la ausencia total de control por parte de la administración en cuanto a la declaración de ingresos (dentistas, fontaneros, mecánicos, peluqueros...) y el correspondiente pago de impuestos.

Y que conste que lo dice alguien que también ha sido autónomo.

El problema de la administración pública es que ha crecido desmesuradamente: administración central, autonómica, corporaciones locales, entidades, instituciones, corporaciones...

Sobra gente y también hay una parte que no trabaja como es debido, esa es la realidad y todavía hoy ningún gobierno se ha atrevido a meterle mano al problema. El Estatuto Básico del Empleado Público deja la puerta entreabierta a una posible implantación en la administración del trabajo por objetivos... pero no se yo si lo veremos.

Fernando dijo...

Hola, me uno a tu opinión, en este pais siempre se empieza ejemplarizando en la parte baja del escalafón. Y ratifico las palabras de Jorge, quienes hasta ahora hemos estado aguantando (quien pudo) el temporal, somos los autonomos y nuestros trabajadores, los que recibimos el palo y no tenemos ayudas para levantarnos y es que ademas detrás de una gran S.A. que pasa la llave, no solo se quedan sus empleados cobrando el paro una temporada (menos mal), por el camino se cierran unas cuentas pequeñas empresas, se embargan ... y aún encima se les llama "puferos" (no me lo ha contado nadie), también debo decir que muchas veces por parte de los ciudadanos con sueldo estable (no solo seguro), no existe comprensión, la expresión ese es un "pufero" .... es muy común. Por mi trabajo ("asesor" de empresa) he vivido de estos casos y la verdad, he visto mucha incomprensión y nula solidaridad.
Hoy me pillas sensible porque estoy negociando un prestamo de supervivencia (empresarial-familiar) y no veas como está aún de autoritario el sistema bancario y a veces que poco "educados" son sus representantes ante la victima. Pero esperemos que no se alargue mucho, mal de muchos, epidemia, y no es bueno.

Por cierto "Naufrago", probablemente, avogados, especialistas medicos, dentistas y profesionales de perfil de renta alto, tengan opción a defraudar. Entre los otros, fontaneros, albañiles ... cada día el fraude es menor, muchisimo menor, fueron días, afortunadamente por ahí mejoramos. Pero como las otras facturas no "deducen", pues "paque las quieres".

Un solidario saludo.

Isabel Martínez Rossy dijo...

Me alegra mucho haber provocado en vosotros estos comentarios tan interesantes, estas aportaciones cada uno desde su experiencia y perspectiva. Me he centrado en el tema "funcionarios" porque es el colectivo al que pertenezco y sobre el que carga la medida "redentora" de este gobierno. Pero lo hago desde la perspectiva de trabajador que paga los desmanes políticos y financieros, igual que lo están sufriendo trabajadores de empresas privadas, pequeños empresarios y autónomos... No debemos confundirnos, aquí el problema no es el fontanero que no pasa factura y no declara el IVA, o el pequeño empresario que sostiene un montón de cargas... si es que es justificable, hoy tienen trabajo y mañana ni se sabe... No, con "defraudadores" me refiero a los grandes propietarios, las grandes rentas, las grandes empresas que no cumplen fiscalmente -a veces incluso se benefician de subvenciones y ayudas de forma fraudulenta-, los bancos que especulan, los políticos corruptos... no nos dividamos ni nos culpabilicemos entre nosotros, no les hagamos encima ese favor,
tenemos que tomar conciencia de que estamos del mismo lado, de que esa es nuestra fuerza.

Un abrazo a todos y cada uno de vosotros y, siempre, gracias

JOSE ANTONIO dijo...

Entiendo tu cabreo (mi mujer también es funcionaria, y mileurista),...
Es una pena que un partido socialista actue con políticas de derechas y sin imaginación para salir de esta situación de crisis.
Espero que todos aprendamos de lo que estamos viviendo en estos momentos difíciles.
Un abrazo.