Haciendo clic en cualquier imagen podrás acceder a un álbum con todas las fotografías contenidas en esa entrada a su tamaño real. Gracias por tu visita.


lunes, 16 de mayo de 2016

Islandia II / FUEGO




Bajo el hielo y la tierra desnuda, Islandia es fuego. Esa fuerza que bulle tan cerca de la superficie se manifiesta en todos los fenómenos del vulcanismo que están presentes en toda la extensión de la isla: geotermalismo, lodos en ebullición, fumarolas... y de vez en cuando una erupción en toda regla!

Quizás sin saberlo conoces una palabra islandesa: Geysir. Es la que se utiliza mundialmente par nombrar este fenómeno. El Gran Geysir ya no mana más que en algunas raras ocasiones y el que ahora manifiesta su fuerza y regularidad es, a unos metros de éste, el Strokkur.  Es el que ves en la imagen superior en plena acción (lo que sucede aproximadamente cada 8 minutos) y en la inferior en estado de reposo. Segundos antes de su erupción se forma una gran burbuja azul y con un bufido sobrecogedor la erupción surge en columna de agua vaporizada y puede alcanzar los veinte metros... Este área geotermal, que forma parte del Círculo Dorado, es una de las visitas obligadas en Islandia. Inolvidable!




Junto a los geisers  se encuentran otras surgencias de agua hirviente que expanden en el aire ese olor a azufre que tantas veces vamos a percibir en Islandia y que se me hizo habitual desde que abrí -no sin sorpresa- el mando de agua caliente para mi primera ducha islandesa. El suministro de agua caliente y calefacción para edificios y piscinas es geotermal. Hasta la ducha es emocionante en esta isla!





Los vapores, olores y residuos minerales que brotan de la tierra configuran un paisaje fantasmal que nos transporta y nos hace testigos de la génesis de este planeta




 Islandia es tierra joven que sigue creciendo. La Dorsal Mesoatlántica que la atraviesa de suroeste a noreste, separando las placas tectónicas americana y euroasiática unos 2,5 centímetros al año,  aflora en esta falla impresionante que se extiende como una brecha abierta 




Álvar y yo caminamos entre sus paredes verticales sobrecogidos por la fuerza que, bajo nuestros pies, sabemos está ensanchando este foso 





Estamos solos entre estas rocas que parece acabaran de desprenderse. Tantas y tan intensas sensaciones nos dejan casi sin aliento...




La carretera 1, también llamada Ring Road circunvala toda Islandia. Es la carretera principal y aún así en algún tramo se convierte en pista de tierra (el único tramo de autovía mide unos 40 Km. y une Reykjavík con el aeropuerto de Keflavík). La velocidad máxima permitida es de 90 Kms y las marchas de los coches están adaptadas y son muy cortas. El equivalente en cuanto a anchura y condiciones sería una carretera local española. Es una carretera para viajar con calma y te lleva a sitios increíbles. La hicimos completa y tomamos algunas secundarias para llegar a Husavík (tan al norte!) o recorrer los increíbles fiordos del este. 

La mayoría de los sitios que ves en las fotografías están al lado o a una mínima distancia  caminando de la carrretera 1 ya que esta recorre los lugares más emblemáticos del país. 

Un ejemplo... vas por la carretera y te encuentras con tres volcanes que parecen haber surgido de la llanura recientemente.




La ladera por la que ascendemos muestra distintos tipos de materiales: cenizas, rocas sueltas o esta lava solidificada que conserva la forma de su  plasticidad 




Recorremos el borde del cráter asomándonos impresionados a ese hueco que en algún momento se abrió a las entrañas ardientes de la tierra y que quizás en cualquier momento vuelva a hacerlo! Desde la colonización de Islandia en el año 900 se han producido 18 erupciones. Las últimas han sido la del Eyjafjallajökull en 2010  (que recordarás causó grandes problemas de tráfico aéreo y cancelaciones de vuelos) y la del Bardabunga en enero del 2015.




El color blanco no es nieve, se debe a una especie de líquenes que contrastan vivamente con los sienas y ocres de los materiales volcánicos que van colonizando




Cerca del Lago Mývatn (en el norte, próximo Husavik) la caldera volcánica del Krafla es una gran extensión lunar de cráteres, lagunas de aguas geotermales, fumarolas... Su última erupción fue en 1984 y se han registrado anteriormente veintinueve.

Las aguas geotermales que surgen desde una pequeña central geotérmica y que brota con un bramido que se oye en la distancia ha formado esta laguna cuyo intenso color azul se debe al blanco sílice depositado en el fondo que refleja el color del cielo.










Las nieves perpetuas de las montañas, el intenso verdor de las orillas del Lago Mývatn y la aridez de los campos de lavas del Krafla son una buena muestra de la variedad de los paisajes de esta isla de contrastes extremos







Distintos materiales de erupción... y el impresionante perfil del volcán







El cráter del Viti con su laguna azul es uno de esos lugares que se te quedan en el corazón




La lava solidificó en formas caprichosas dejando huecos bajo su paso 




Fumarolas que bufan, borboteo de lodos hirvientes e intenso olor a azufre en este paisaje propio de la Luna... emocionante y estremecedor











Los islandeses han sabido aprovechar toda esta fuerza natural a través de centrales geotérmicas que generan electricidad y abastecen de agua caliente y calefacción al país. La de Krafla es la mayor del país, conectada con una bolsa de magma


















Esta otra central da origen a la visitadísima, tanto por locales como foráneos) Bláa Lonid (Laguna Azul) otro lugar sorprendente de esta sorprendente isla...




El agua geotermal que surge de la central se ha ido acumulando entre las lavas y ha formado esta espectacular laguna. El sílice que contiene se acumula en el fondo y los minerales y algas le otorgan propiedades relajantes y curativas....




El paisaje es onírico y de una belleza conmovedora 







Y los islandeses -y visitantes- sabemos disfrutar de esta maravillosa experiencia!!!  Los baños en aguas termales son importantísimos en la vida cotidiana y social. En muchos lugares, incluso en pequeñas granjas, disponen de su alberca termal y son frecuentes las lagunas en plena naturaleza en las que puedes sumergirte.




En Reykjavik (enclavada en una zona de importante actividad volcánica) son muy abundantes grandes instalaciones de piscinas donde se puede disfrutar apaciblemente del agua termal a diferentes temperaturas y que se mantienen abiertas durante muchas horas al día todo el año. Una deliciosa y relajante experiencia a la que se accede previo paso por los vestuarios -separados por sexos- y ducha exhaustiva, controlada por personal al efecto, en absoluta desnudez... No te imaginas lo integrada que te sientes en los usos y costumbres de la sociedad islandesa...


viernes, 29 de enero de 2016

Islandia I / AGUA





El avión despega cuando en Madrid ya ha oscurecido. Es la noche del solsticio de verano y al ir aumentando durante el vuelo la latitud N -aunque también lo hace la longitud O- el cielo va clareando y llegamos al aeropuerto de Keflavik sobre la 1:30 hora local (1 hora menos que en España) con una luz de amanecer. 

Poco después, mientras recogemos el coche de alquiler y nos dirigimos a Reykjavick para dormir, el sol asoma ya sobre un pasaje desnudo del que a veces surgen nubecillas fantasmales de vapor hidrotermal. Primeras y vívidas sensaciones de esta tierra que va a sorprendernos cada momento vivido en ella, quedándose dentro de nosotros...



Era un deseo largamente acariciado en mi mente. Quería recorrer Islandia y la posibilidad que más me atraía era hacerlo en coche, no participar de un viaje organizado. Le conté mis planes a Álvar, mi hijo, y mi alegría fue inmensa cuando se entusiasmó con la propuesta y me dijo que quería compartirlo conmigo. Nada podía apetecerme más!!!

Fueron varios meses de preparación... mapas, guías, búsquedas en internet -como ves mi gato colaboraba en lo que podía-... El cuaderno de viaje se iba llenando de rutas y lugares: lagos, cataratas, volcanes, campos geotérmicos, fallas, pequeñas ciudades, puertos, glaciares, campos de lavas, playas ... todos con extraños nombres de difícil pronunciación que acabaron siendo conocidos.

Islandia, la tierra más joven del planeta, sigue creciendo - la Dorsal Mesoatlántica que la atraviesa  y separa las placas tectónicas Norteamericana y Euroasíatica crece a un ritmo de unos dos centímetros al año-  y en ella puedes sentir en la piel y en las vísceras la inmensa fuerza de los elementos...





No sabía muy bien cómo organizar todas esas imágenes para poder enseñártelas. Al final he pensado que son ellos, los elementos y sus diversas manifestaciones, los que debían dar unidad a las distintas entradas que irán apareciendo. 








No voy a hacer muchas referencias de nombres, ni habrá apenas comentarios. Prefiero que te dejes llevar de las sensaciones que provoquen en ti las imágenes. Ojalá consiga transmitirte, aunque sólo sea sutilmente, la fuerza, la calma y la magia de esa "tierra de hielo" allá en el Atlántico Norte.