Haciendo clic en cualquier imagen podrás acceder a un álbum con todas las fotografías contenidas en esa entrada a su tamaño real. Gracias por tu visita.


lunes, 5 de abril de 2010

... Y pasión... / Billie Holiday - Strange Fruit


La vida, la muerte... la pasión... Quiero cerrar esta "trilogía" por la que transcurre nuestra vida con una mujer que puso voz a la pasión, al deseo, al dolor, los mismos que llenaron sus cuarenta y cuatro años de vida.

Nació en 1915 en Filadelfia de padres adolescentes. Tras el abandono por parte del padre, su madre la deja a veces con familiares... su vida es difícil, reconoce haber sido violada. Se traslada con su madre a Nueva York donde ejerce la prostitución. Las vivencias de su infancia y adolescencia van a marcar el resto de su vida

En 1930 empieza a cantar en clubes y en 1934 ya consigue los primeros éxitos. Graba discos, trabaja en buenos locales.

Su dependencia del alcohol y de las drogas desde la adolescencia van modificando su voz. Su vida afectiva está llena de relaciones conflictivas. Es arrestada por tenencia de drogas por lo que le retiran la tarjeta necesaria para actuar en clubes de Nueva York.
En 1944 muere enferma, bajo arresto domiciliario, y totalmente arruinada...

Esta canción de 1939 "Strange Fruit", escrita y compuesta por Abel Meeropol, se convirtió en emblema de la lucha por los derechos civiles, en contra de los linchamientos a los negros en los estados del Sur... Dice la letra que el "extraño fruto" de los árboles del Sur son los cuerpos de los negros colgados de ellos.

Quiero que escuches la voz y mires la cara de Billie... contienen todo el dolor de una raza, todo el dolor de una vida...

5 comentarios:

Jose Manuel dijo...

Desgarrador,buena trilogia.
Un abrazo

Isabel Martínez Rossy dijo...

Otro para ti, José Manuel. Nos vemos dentro de unos días, voy a hacer unas vacacioncillas que me van a venir muy bien. Hasta pronto

Jose Manuel dijo...

Hasta pronto y que las disfrutes!!!!

muchacha en la ventana dijo...

Puro sentimiento.besoss Isabel

Isabel Martínez Rossy dijo...

Me alegra verte de nuevo por aquí, Muchacha en la ventana, he pasado por tu blog varias veces y he visto que lo tenías paradillo... Un abrazo