Haciendo clic en cualquier imagen podrás acceder a un álbum con todas las fotografías contenidas en esa entrada a su tamaño real. Gracias por tu visita.


lunes, 1 de febrero de 2010

Gorrión


Sólo un gorrión.
El cielo en un charco.

8 comentarios:

emilio dijo...

HAIKU

En un tejado
un gorrión toma el sol
cantará luego.

Saludos.

Jose Manuel dijo...

Todo un gorrion,especie en extincion o extinta en muchas ciudades.Y ahora se acuerdan de que las ciudades y los animales son incompatibles.Las humanizan pero los animales estorban,yo me crie en un pueblo,la mayor parte de mi vida vivi en un pueblo y ahora que vivo en una ciudad veo que no son buenas para ellos ni para nosotros.
Un gorrion,cuando en invierno nevaba en las macetas de mis plantas los ponia pan y alli comian en los en los duros inviernos.
Buena foto de un pajaro que pocos querian y ya empiezan a hechar de menos.
Un abrazo y me gusto la secillez de la entrada

Isabel Martínez Rossy dijo...

Gracias, Emilio. Me alegra que mi imagen te haya inspirado este haiku y lo compartas con nosotros.
Un saludo

Isabel Martínez Rossy dijo...

Tienes razón José Manuel...En mi calle hay árboles y abundan los pajarillos, sobre todo los gorriones. Son muy espabilados, etán acostumbrados a que les eche restos de pan y a veces, en cuanto oyen que abro la ventana, empiezan a arremolinarse a ver que cae... no son vistosos, ni exóticos, pero me gustan...

El tejon dijo...

Estoy de acuerdo con José Manuel, las cosas más sencillas son las más bonitas y casi siempre nos pasan desapercibidas. La foto es para mi gusto muy buena.
Un saludo Isabel.

Isabel Martínez Rossy dijo...

Tejón, creo que la simplicidad es algo que se aprende a valorar con los años ¿no crees?
Un abrazo

JOSE ANTONIO dijo...

La simplicidad voluntaria siempre me ha fascinado y un autor que desde bien joven me apasionó: Henry David Thoreau, fue un adelantado a su tiempo.
La foto tiene una gran sensibilidad.
Un abrazo.

Isabel Martínez Rossy dijo...

Tomo nota de Thorea para "investigar"... Gracias por la referencia y por el comentario, José Antonio.
Un abrazo