Haciendo clic en cualquier imagen podrás acceder a un álbum con todas las fotografías contenidas en esa entrada a su tamaño real. Gracias por tu visita.


viernes, 2 de julio de 2010

Piazza del Duomo / Florencia (II)


Desde la altura de la Piazza Michelangelo, Florencia es una armonía de ocres y sienas. Sobre las suaves colinas de la Toscana se recorta el perfil de la torre del Palazzo Vecchio y la cúpula y el campanile del Duomo...


Y aquí estamos, en la Piazza del Duomo (Catedral) de Santa Maria del Fiore, que acoge tres maravillosos elementos arquitectónicos: El Duomo con la enorme cúpula de Brunelleschi, el campanile y el Baptisterio de San Juan...


Los elementos constructivos son comunes en las tres construcciones, la decoración que marca y a veces simula esos elementos, jugando con mármoles de colores, consigue una bella armonía en el conjunto de la piazza... grandes artistas han dejado su obra en este conjunto arquitectónico: Brunelleschi, Giotto, Ghiberti... nombres míticos para los amantes del arte...







El Batisterio de San Juan quizás sea la construcción más antigua de Florencia. La planta es octogonal y su origen se remonta al siglo VI y ha sido transformado a lo largo del tiempo...


Las puertas de bronce, copia de las originales realizadas sobre tallas de Ghiberti y que ahora están en el Museo dell´Opera del Duomo para su conservación, son sencillamente impresionantes. Las escenas bíblicas están tratadas con gran realismo y profusión de detalles









El Duomo tiene planta de enorme basílica y la decoración en su interior es muy sobria lo que hace que la sensación de espacio y altura sea aún más manifiesta.


El Campanile de Giotto, majestuoso y grácil en su gran altura, está exento del Duomo, no adosado a él.

Para poder construir esta inmensa cúpula Brunelleschi ideó una doble cúpula de forma que la interior sustentase la exterior... el ascenso hasta la linterna se hace por el hueco existente entre ambas.
Espero que esta primera impresión de la ciudad te haya gustado... Florencia va a dar para unas cuantas más y me gustará que estés conmigo...

... Continuará ...

14 comentarios:

Joan Sol dijo...

¡Hola, Isabel!

Hacía tiempo que no pasaba por aquí y he estado un buen rato saboreando tus últimas entradas, especialmente las dedicadas a Florencia, que me traen muy buenos recuerdos. Hace tres veranos pasamos quince días en la Toscana, en la región del Chianti, en pleno campo, y visitamos un par de veces Florencia. Realmente es una ciudad muy hermosa, aunque en verano, con tanto turismo, resulta un poco agobiante. En este sentido, supongo que tu la habrás disfrutado más.

A los que nos gusta el arte corremos el peligro de sufrir el síndrome de Stendhal o síndrome de Florencia, que es el que afecta a las personas sensibles expuestas a una sobredosis de belleza artística. Y en Florencia, como en Siena, Roma, Venecia... la belleza artística va directa a la vena y de ahí al corazón.

Recuerdo tres momentos de corazón encogido, humedad ocular y flojera de piernas: frente al David de Miguel Angel, en la Academia; frente al "Nacimiento de Venus" de Botticelli, en la galería de los Ufizzi, y frente a la "Anunciación" de Fra Angélico, en el convento de San Marcos.

Hermoso país, Italia, donde siempre me he sentido como en casa y al que espero volver. Mientras tanto, seguiré con mucho interés tu viaje florentino. Gracias por compartirlo.

¡Saludos desde el Mediterráneo y feliz verano!

Jose Manuel dijo...

Joder!!! Acojonante.Me quede sin palabras.Es un magnifico reportaje.Razon tiene mi señora cuando dice que Italia merece una visita.
Un abrazo y continua en esa linea que es muy buena

muchacha en la ventana dijo...

Isabel disfruta¡¡¡¡ sigue contándonos tu aventura, que yo a Florencia la tengo en mi lista de cosas pendientes.
Creo sinceramente que el dia que vaya a l´Italia, el síndrome de Stendhal me da,jejejej.

un abrazo

Pili dijo...

Isabel Italia me encanta, toda ella tiene tanto que ver, visitar y contemplar, arte por todas sus esquinas, ya van dos veces que la visito y seguro que habra una tercera, sobre todo Roma, Florencia, Milan , San Marino, y la Bella Venecia. Un beso.

Nautijorge dijo...

Qué recuerdos de mi época de estudiante, no por haber estado allí, ojalá!, sino por haber vivido, como si de una novela o un comic se tratase, las venturas y desventuras de Brunelleschi con la cúpula del Duomo, entre otras cosas.
Es curioso como la mayoría asociamos la belleza al arte del Renacimiento, sobre todo italiano, y allí se da máxima concentración. Como también apunta Joan, qué intensa saturación de los sentidos se debe dar allí.
Gracias por mostrárnoslo una vez más.

Isabel Martínez Rossy dijo...

Me alegra verte por aquí de nuevo, Joan, y refrescarte recuerdos tan agradables. Esta vez eran sólo unos días y preferimos dedicarlos a la ciudad, pero queda pendiente la Toscana, el campo, los preciosos pueblecitos... Ha sido una buena época para estar allí, sin agobios de gente ni calor.
El síndrome de Stendhal es real, la emoción ante la belleza, que en Florencia es constante, te lleva a un estado de conciencia especial.
Feliz verano también para ti y un abrazo desde tierra adentro.

Isabel Martínez Rossy dijo...

José Manuel, ya ves que tu señora tiene razón... Me alegra que te haya gustado el reportaje, pero es sólo el principio, queda mucha Florencia por ver.
Un abrazo

Isabel Martínez Rossy dijo...

Espero que tengas ocasión en algún momento de viajar a Italia, Muchacha... para un amante del arte y la belleza es "cita obligada" e inolvidable.
Un abrazo

Isabel Martínez Rossy dijo...

Pues ¡que haya una tercera!, Pili. Lo que pasa con ciudades como Roma o Florencia es que siempre quieres volver, siempre han quedado cosas por ver, o que deseas volver a ver... son lugares de belleza inagotable
Un baso

Isabel Martínez Rossy dijo...

Nautijorge, es a lo que me refería... sólo en una plaza de Florencia los nombres de los artistas que dejaron allí su obra son los de los grandes de la Historia del Arte, esos nombres míticos que estudiamos y cuya obra conocemos por fotografías, diapositivas, documentales, pero que veíamos como algo casi inalcanzable... para mi es muy emocionante poder verlas,estar allí, lo considero una gran suerte y lo disfruto muchísimo. Esto siguen siendo imágenes, pero me gustaría que os llegase un poquito de toda esa emoción.
Un beso

JOSE ANTONIO dijo...

Muy buena entrada, fotos con detalle y descripción muy acertada.
Da ganas de coger un vuelo y perderse por la ciudad y sentir la magia del Renacimiento.
Un abrazo y buena semana.

Isabel Martínez Rossy dijo...

Gracias por tus palabras, José Antonio. Es una ciudad en la que el Renacimiento sigue vivo, y a la que espero poder volver...
Buena semana también para ti.


Espero me disculpeis por tardar en contestar a vuestros comentarios, pero... es verano...se está muy bien disfrutando de los amigos y del aire libre... cambiamos las actividades... creo que nos pasa un poco a todos, ponemos menos entradas...
Pues eso... a disfrutar!!!

Fernando dijo...

Hermoso reportaje. Me uno a los de la asignatura pendiente, que ya me tarda en aprobar. Gracias pro recordarmelo de una forma tan directa.

Isabel Martínez Rossy dijo...

Pues nada, Fernando, a recuperar pronto esa asignatura, que ya ves que merece la pena... me alegra verte por aquí.
Un saludo