Haciendo clic en cualquier imagen podrás acceder a un álbum con todas las fotografías contenidas en esa entrada a su tamaño real. Gracias por tu visita.


sábado, 20 de marzo de 2010

Tazones (Asturias) -II-

...Continuación...


Me dejo llevar por las calles de Tazones... llaman mi atención encuadres, colores y detalles de su peculiar arquitectura... es un día de diario de invierno y el pueblo está tranquilo, ajeno al ajetreo de los días de fiesta o al bullicio de veraneantes que acuden a la tentadora oferta de pescado y marisco de sus restaurantes.

La presencia de hórreos en el núcleo urbano indica que, además de a las faenas del mar, los lugareños se dedicaban tradicionalmente también a las del campo, diversificando así su alimentación y economía...


El viejo cabrestante, con sus engranajes y manivelas oxidados, me encamina de nuevo hacia el puerto...


Ya sabes cómo me gustan esas viejas artes de pesca, todos esos objetos que se amontonan en los muelles, que huelen a mar...


Y ahí está, tranquilo, espumeando contra los cajones del puerto... y me lleno los ojos de su verdeazul y los pulmones de su olor para llevármelos conmigo...

6 comentarios:

fermin dijo...

Esa fotografía de la calleja empedrada, con el orreo que se intuye, los muros de piedra... Me gustan esos rincones.
Buenas noches. Isabel.

Pili dijo...

Isabel una continuacion genial,besos

Jose Manuel dijo...

En una casa como la de la primera foto naci yo,en un paisaje aparecido solo que no habia mar,ni hay.Precioso el reportaje.Las artes de pesca todavian las utilizan,son para cojer centollos,necoras y esos bichos de muchas patas que dan mucho trabajo pa comer.
Un abrazo

haideé dijo...

Saludos de una asturiana que comparte muchos de tus gustos :)
No le hagas tanta propaganda a Tazones que luego no vamos a poder visitarlo de lo cantidad de personas que lo visitan ;)
Gracias por disfrutar de Asturias y de la naturaleza.
Un cordial saludo, Compartiendo en el mundo en armonía...

Navegante dijo...

Ese cabrestante creo que no estaba cuando visité el pueblo hace ya 6 ó 7 años.

De todas formas, con tus fotografías, me demuestras cada día que "hay que saber mirar".

Isabel Martínez Rossy dijo...

Perdonad que no haya contestado antes, pero es que me lío, me lío y se me acumulan las cosas...

Fermín, son rincones en los que el tiempo se ha parado y así, solitarios y tranquilos, transmiten una sensación muy especial.

Gracias por tus palabras tan amables, Pili.


Pues,José Manuel, creo que un lugar parecido a este es un sitio estupendo para nacer... No te desanimes que con la subida del nivel de los océanos cualquier día tu casa tendrá mar (no es que el tema sea gracioso, pero un poco de humor tampoco sobra)...Si que dan trabajo, si, pero ¡qué buenos están!
Un abrazo.

Bienvenida, Haideé. Me alegra que compartamos gustos y cariño por la tierra asturiana. Espero que nos sigamos leyendo.
Un abrazo.

Navegante, el cabrestante es que queda en un rinconcillo a la izquierda, cuando vas saliendo hacia el puerto, quizás te fijas más en la rampa de botadura. Cuando salgo a hacer fotos procuro ir a los sitios cuando no hay mucha gente y suelo ir sola o en grupo muy pequeño, eso facilita fijarte más en las cosas, en los detalles