Haciendo clic en cualquier imagen podrás acceder a un álbum con todas las fotografías contenidas en esa entrada a su tamaño real. Gracias por tu visita.


miércoles, 20 de enero de 2010

Semblanzas de León (II)

... Continúa...



El bellísimo rosetón de la catedral me ha parecido una buena imagen para abrir esta entrada... Desde dentro, estallido de color en sus vitrales y, desde fuera, filigrana de piedra...


La catedral de León es uno de los mejores referentes del gótico en España y, en vista de los comentarios hechos a la primera entrada de esta serie, recuerdo imborrable para quién alguna vez la visitó...

Como ves el edificio es impresionante en su verticalidad y en la pureza de sus elementos constructivos. Actualmente está en proceso de restauración y la foto queda un poco "fea", pero ¡sorpresa! debido a esta restauración tuvimos la suerte enorme de poder hacer una visita muy especial...


Ascendiendo a una considerable altura por andamios instalados en el exterior, entre arbotantes y pináculos, accedemos por una puertecilla al interior de la catedral...



Estamos sobre una plataforma instalada para las obras de restauración de las vidrieras, la altura y la vista de la nave impresionan...




Los vitrales ocupan gran parte de los muros inundando el templo de luz multicolor, el efecto es mágico.


Nos explican cómo se están realizando las labores de restauración. Se desmonta el vitral entero y se divide en varios paneles para facilitar su manejo y conservación. Después de una delicada limpieza se consolida el plomo en aquellas partes en que se ha deteriorado y se reponen los vidrios dañados con otros fabricados con las antiguas técnicas y pigmentaciones.


Antes de devolverlos a su sitio se coloca una fina tela metálica en la parte más exterior, para evitar impactos, y después un cristal especial que amortigua las variaciones térmicas. Por último se recoloca el vitral mediante un sistema que lo "cuelga" del hueco, lo que evitará su daño por vibraciones del edificio... Inmenso y delicadísimo trabajo ...



Pasear el interior de la catedral, inmersa en esa luz vibrante de color es una experiencia inolvidable... Además de esa grandiosidad, en cualquier rincón encuentras joyas como este relieve tallado en un sepulcro que refleja personajes e indumentarias de la época con exquisito detalle...


Y el pórtico lo preside la Virgen Blanca, imagen que refleja en la incipiente movilidad de su postura, en la dinámica de la caida de los ropajes y en su suave sonrisa la pura esencia de la escultura gótica...



... Continuará...

5 comentarios:

Jose Manuel dijo...

Impresionante estas fotos,impresionantes.Yo estube por lo menos 3 0 4 veces y desde la perspectiva que nos la enseñaste tu nunca la vi.Es verdad que es raro que para un ateo convencido como yo no se pierda la visita a una iglesia,capilla o catedral.Muy pero que muy buenas fotos.
Un abrazo Isabel y cada dia te superas

JOSE ANTONIO dijo...

Que buenos recuerdos me traen tus bellas fotos.
Y que buen partido le estás sacando a la nueva cámara,estas fotos te han quedado de profesional, con una luminosidad excepcional. Enhorabuena.
Un beso.

El tejon dijo...

Conservar el patrimonio es muy caro pero los resultados por lo que veo son espectaculares y esas vidrieras a,si restauradas duraran otros tantos siglos. espero conocerlas algún día.Conozco las de la Catedral de Burgos y tampoco desmerecen.
En Burgos, con las obras de retauracion me pasó algo que no se si compartireis, creo que dejaron la piedra tan blanca y tan limpia que perdio parte de su encanto.
Un abrazo.

Isabel Martínez Rossy dijo...

José Manuel, ha sido una suerte poder ver la catedral así... en nuestra cultura han sido muchos los siglos en los que el arte ha estado casi exclusivamente vinculado a la religión y a la Iglesia... aunque ateos sería estúpido perdernos toda esa belleza...
Muchas gracias y otro abrazo para ti.


Gracias, José Antonio. Esta salida fue antes de Navidad y las fotos las hice con la cámara antigua, pero la verdad es que a pesar de ser muy básica siempre me ha dado un buen resultado...
un abrazo

Isabel Martínez Rossy dijo...

Pues si, Tejón, tenemos la suerte de poseer un enorme patrimonio artístico, pero está claro que eso exige una gran inversión para conservarlo y tenemos la responsabilidad de hacerlo, para disfrute nuestro y de generaciones futuras. En cualquier caso la conservación o restauración debe ser absolutamente respetuosa con la obra y a veces si que tenemos la sensación de que se han "pasado".
Un abrazo